Autocuidados diarios en la prevención del pie diabético

Autocuidados diarios en la prevención del pie diabético. Una imagen valle mas que mil palabras

Autocuidados diarios en la prevención del pie diabético. Una imagen vale más que mil palabras  

Autocuidados  del Pie  Diabético.
Higiene adecuada de los pies:
  • Higiene diaria de los pies con esponjas suaves evitar el uso de cepillos y secado cuidadoso, especialmente entre los dedos. Los jabones serán ácidos.
  • No dejar los pies en remojo más de 5 minutos (favorece la maceración entre los dedos).

Secado de los pies:

  • Secar minuciosamente; especialmente entre los dedos, previene la aparición del pie de atleta.
  • No friccionar fuertemente.
Vigilancia de los dedos:
  • Vigilar diariamente los dedos, principalmente en las puntas o primeras falanges, para evitar y controlar posibles ampollas, cortes, hematomas, grietas o fisuras etc.
  • Esta vigilancia debe centrarse también en la detección del pie de atleta interdigital, que requiere el uso de antifúngicos.
Inspección de la planta:
  • Inspección diaria de las plantas de los pies y los talones.
  • Esta inspección de realizará por otra persona o por el propio paciente con ayuda de un espejo en el que se refleje la planta del pie.
  • El autoexamen es fundamental para detectar cualquier cambio o anomalía, incluso objetos incrustados.
Temperatura del agua del baño:
  • Comprobar la temperatura del agua antes del baño.
  • No debe exceder de los 37ºC.
Hidratación de los pies:
  • La piel seca debe tratarse con una adecuada hidratación con cremas hidratantes que contengan urea o ácido láctico.
  • Aplicar una capa fina mediante un ligero masaje en la planta del pie, dorso y resto de la pierna hasta la rodilla.
  • NO aplicar crema entre los dedos.
  • En caso de excesiva sudoración consultar con su médico o dermatólogo.
  • No usar: polvos, talco, aerosoles, desodorantes, etc.
  • No realizar la manipulación de lesiones por parte del paciente, acudir al podólogo.
Corte de uñas:
  • Las uñas demasiado largas, demasiado cortas o mal cortadas, pueden dar problemas y provocar infecciones.
  • Utilizar tijeras de punta roma, (No usar: tijeras con punta, alicates de manicura, limas metálicas...).
  • Cortar después de la higiene, cuando las uñas están más blandas.
  • Cortarlas de forma horizontal, dejando rectos los bordes de las uñas. Limar las puntas con una lima de cartón.
  • No cortarlas demasiado; que sobresalga la lámina ungueal al menos 1mm del pulpejo del dedo.
  • Cortar y limar las uñas de forma rectilínea dejando 1mm.de uña.
Evitar traumatismos y roces en los pies:
  • No caminar con los pies descalzos. Inspección del calzado.
Calentamiento de pies:
  • Si los pies están fríos durante la noche, usar calcetines de lana, no aplicar bolsas de agua caliente o almohadillas eléctricas